martes, 5 de febrero de 2008

EL RENACIMIENTO ESPAÑOL

DIÁLOGO IMAGINARIO MAS NO INVEROSÍMIL ENTRE LUCAS TRAPAZA Y UN HERMANO LEGO DEL MONASTERIO DE LA ASUNCIÓN EN ÁVILA (I)


H.L:…¿y dónde estábais a la sazón, hermano Lucas?
L.T: Me hallaba cerca de la ciudad de Medina del Campo, adonde había ido por ver si me agenciaba un jubón nuevo y algunas prendas menores de las que ahora se estilan en Nápoles y que me ha dicho un mi amigo que no las hay mejor en todo el Reino.
H.L: ¿Y qué año era?
L.T: Era el año de gracia de 1545, el mismo en que su Santidad dio principio al gran y famoso Concilio de Trento, donde se habría de extirpar la herejía de Lucero y sus secuaces. También, si no recuerdo mal, nació en esas fechas el ínclito y nunca bien ponderado Miguel de Cervantes Saavedra, autor del celebérrimo don Quijote, gloria y luz de España.
H.L: Me parece que desvariáis, hermano Lucas, pues don Miguel no nació sino en 1547, pues a la sazón tuve que allegarme a Alcalá para unos asuntillos de honra y luego mucho después le oí mentar en la universidad, donde ya anunciaba lo que luego sería.
L.T: Me parece a mí que el que desvaría sois vos. ¿Cómo iba vuesa merced a saber del nacimiento de Miguel de Cervantes, si aún no había hecho nada que anunciara su gloria ni vos teníais modo de averiguarla?
H.L: Eso es muy sencillo de replicar, hermano Lucas. ¿Os acordáis del año en que abdicó su Alteza el Emperador?
L.T.Como si fuera hoy, tal fue el dolor tan grande que me cogió por todo el cuerpo que pensé que allí mismo entregaría el alma.
H.L. Pues ya tenía 11 años el bueno de don Miguel y yo le conocí porque su madre trabajaba en la misma tahona que la mía, extramuros de la ciudad por haber sido ambas de sangre no muy limpia.
L.T. ¿Y vos estábais dónde a la muerte del Emperador?
H.L: Me hallaba yo en Lerma para unas fiestas provinciales en honor del gran Duque, a las que trajeron toda copia de comida y bebida, música y festejos. ¿Y vos?
L.T.Yo en Valladolid, donde ya llevaba cuatro años de mala vida, pero donde vi salir a la luz al Lazarillo de Tormes, en fecha del Señor de 1554.
H.L: Contadme algo de esa historia, os lo ruego, hermano Lucas, que aquí mismo tengo una jarrica de vino de Andalucía y afuera sopla el cierzo y no hay mejor cosa con que apaciguarnos los espíritus.
L.C. Os daré placer en ello.


(seguirá)

1 comentario:

Caenis dijo...

¿Puedo tomarlo prestado para unos alumnos míos nada afectos a nada excepcto el 'Cancha'?

Gracias.